(+34) 600 059 523 info@renovalista.com

Recientemente volvió a salir en las noticias el caso de una supuesta estafa por parte de una «empresa» de reformas.

En este caso el constructor se dio a la fuga con el dinero de una familia madrileña, dejando la obra a medias. ( ver noticia aqui) Aunque no podemos dar veracidad a este caso en concreto y de hecho la suma de la que hablan nos parece exagerada, y si es verdad que llegaron a pagar el 90% de la reforma cuando parece como poco lejos de estar acabada, entonces fue un gravísimo error por parte de esta familia. En renovalista.com aconsejamos que siempre quede entre un 15 y un 25% del pago para cuando la obra está completamente rematada.

Aunque esto sea dicho sabemos que hay casos donde el cliente entra en una especie de circulo vicioso : ve que el constructor es insolvente pero no le queda más remedio que seguir pagando con la esperanza de que al final todo llegue a buen puerto.

¿Porque se dan estos casos?

Por una razón muy obvia que ya hemos repetido muchas veces: El sector de las reformas es un sector fragmentado, con mucho intrusismo y muchas malas prácticas.

Las reformas del hogar mueven al año más de 19.000 millones en España y es una de las partidas más caras de nuestro presupuesto pero sin embargo seguimos confiándola a alguien que encontramos en MilAnuncios o que le hizo una «chapuza» al vecino de nuestro cuñado.

Es un sector muy poco profesionalizado sin marcas de referencias que nos den garantías

A continuación vamos a exponer algunas de las trampas, engaños o en algunos casos estafas en toda regla a las que nos exponemos a la hora de realizar una reforma

Timos y estafas en las reformas

Vamos a comenzar con el presupuesto. Un presupuesto de reformas debe incluir como mínimo los datos fiscales, el cif y la dirección de la empresa o el autónomo que va realizar nuestra reforma.

Debe ser lo mas detallado posible, desglosado por partidas con unidades de obra claras calidades.

Saber identificar un presupuesto de reformas correcto y bien hecho nos ahorra desde un principio lo que llamamos trampas y engaños leves y medianos, de hecho muy habituales y que parece que son un «estándar» del sector y que se prestan a emplearlos incluso empresas a primera vista serias

Trampas y engaños leves y medianos:

Son estos detalles que nos van a dar más de un dolor de cabeza, y que nos supondrá un sobrecoste o/y mayor duración de la obra, pero que no llegan a considerarse estafas y que lamentablemente son bastante habituales .

Presupuestos muy a la baja. Son los típicos presupuestos baratitos, y que una vez metidos en faena aparecen milagrosamente partidas imprevistas, que no estaban incluidas y disparan hasta límites impensables el importe de lo que parecía un presupuesto económico. Hay que tener en cuenta que nadie trabaja por el amor al arte. Todo el mundo trabaja para ganar dinero y si nos pasan un presupuesto excesivamente barato deberian de saltar las alarmas e ir con pies de plomo

Es de hecho una práctica muy común, y muy empleada incluso por empresas «serias». ¡Ojo! que también puede ser un error o algo que se le ha olvidado al constructor a la hora de hacer el presupuesto. En todo caso hay que tener cuidado a la hora de comparar presupuestos, que contemplen las mismas partidas.

En renovalista.com ofrecemos a nuestros clientes algo unico en el mercado: Presupuestos totalmente cerrados y donde asumimos ( por contrato) cualquier imprevisto que pueda surgir.

No se especifica la calidad de los materiales. En estos casos suele utilizar materiales de mala calidad, baldosas que se rompen facilmente, puertas huecas, sanitarios y grifería sin marca para los que luego es muy dificil encontrar repuestos, tarima o muebles de cocina de mala calidad que están desgastadas o rotas antes de tiempo y así un largo etcétera.

No solo esto, incluso lo materiales que no se van a ver como el mortero cola o los cables de electricidad si son de mala calidad nos pueden dar problemas.Incluso peores que en el caso de los acabados, por razones obvias: Un azulejo roto se puede cambiar con más o menos facilidad, pero una solera que cubre el suelo radiante y que ha fisurado por la calidad de los materiales o por no añadirle los aditivos necesarios es UN PROBLEMÓN.

En renovalista nos aseguramos que absolutamente todos los materiales empleados en nuestras reformas son de primera marca como por ejemplo material cerámico de Porcelanosa y que gracias a nuestro poder de compra podemos ofrecerle a nuestro cliente a precios inmejorables

La reforma la realiza personal poco cualificado. Aquí es donde más pecan incluso las empresas consolidadas y sobre todo las que se promocionan que realizan toda la reforma con personal propio.

Es muy difícil, de hecho es inviable tener en plantilla a especialistas para cada fase de una reforma. Lo que suelen hacer estas empresas es tener empleados multi-usos que hacen de todo y no entienden de nada. Así nos encontramos en un par de años si hay que arreglar por ejemplo una pequeña averia electrica, que todos los cables son de un mismo color o que tenemos 20 enchufes con una sola línea eléctrica.

Nosotros somos muy partidario de la especialización: que cada partida la realice un equipo especializado en su trabajo. Si tiene un problema de salud y va al médico prefiere un especialista antes que un generalista ¿Verdad?

Salvando las distancias obviamente, con nuestra casa debería de ser lo mismo, que la traten especialistas

Falta de experiencia del constructor. Es el fallo que más sobrecostes y sobre todo demoras conlleva. Un constructor sin experiencia a la hora de planificar la obra o coordinar los trabajos puede suponer un desastre.

Tambien es de vital importancia el trato que dicho constructor tienen con los proveedores para evitar demoras en la entrega de material.

En renovalista tenemos gestores de compra con mucha experiencia,una amplia cartera de proveedores, además de un gran poder de compra y negociación que traducimos también en mejores precios para nuestros clientes

A todo esto le podemos sumar muchas más malas prácticas de mayor o menor envergadura, absolutamente todos derivados de la poca profesionalidad del «profesional» que contratamos:

-Acabados pésimos

-Falta de limpieza en la obra

-Falta de limpieza en las zonas comunes por lo tanto problemas con los vecinos

-Poco respeto a las horas de descanso por lo tanto problemas con los vecinos

-Descontrol total de la obra por lo tanto demoras

-Partidas «ocultas» con el correspondiente sobrecostes

Ya que nos hemos alargado más de lo que teníamos pensado y lo último que queremos es aburrir a nuestro lector vamos a dejar para un próximo articulo las cosas mas grave todavía si cabe, lo que consideramos timos y estafas en las reformas

Como siempre recomendamos realizar la reforma con empresas solventes, de confianza, con experiencia, que nos garantice los tiempos y que mantengan los costes bajo control y que dado el caso en el que algo sale mal, nos den soluciones rápidas no excusas

Abrir chat